5 abr. 2010

Milu

Ella es Milu. Llegará en mayo.

14 comentarios:

sonoio dijo...

UN MISTERIO!!!

un beso

Jesús Belly 3114 dijo...

Me encantaaaaaaaaa!!!! q estilazo!!!

Rubén dijo...

Menos de veinte días... Menos mal que me deje las uñas largas para ocasiones como esta. Que sepas que hoy voy por tu gigante poco a poco.
Un abrazo

linterna roja dijo...

Qué bonita Milú.

María W. dijo...

¿Quién no se metió alguna vez dentro de un mueble? ¿Inventó una casa o jugó a las escondidas. Yo quería subirme a la parte alta de alguno pero me quedé con las ganas... No sé de qué tratará la historia, pero esta imagen me llenó de sensaciones. Un abrazote, doña Aitana.

Iribú dijo...

Uhm! la esperaremos ansiosos!

Evangelina Prieto dijo...

Qué bella es Aitana, felicidades por tan lindos logros.
Abrazos desde la otra orilla...

Pablo (yo) dijo...

great blog!!!
If you like, come back and visit mine: http://albumdeestampillas.blogspot.com

Thanks,
Pablo from Argentina

alessandra vitelli dijo...

cosi' misteriosa, me encanta!
da cosa si nasconde?
:)

July Ilustradora dijo...

que linda! yo hacía lo mismo de niña, me escondía en los huequitos de los muebles

Gustavo Aimar dijo...

Niña, no paras... cómo es que haces?? qué bien...

tatio viana dijo...

Ayssss, qué intríngulis má intrigante... Necesito más, se me ha quedado la intriga enredada en la meninge.
La ilus, para no variar, siempre tan estimulante, fantástica.

aitana dijo...

Sonoio: el misterio será desvelado próximamente.
Jesús: muchas graciaaaas.
Rubén: espero que lo de las uñas no sea para arañarme a mí. Vaya usted a por el libro poco a poco, no vaya a ser que tropiece.
Linterna: me pasa muchas veces que creo un personaje y cuando lo veo pasado un tiempo me recuerda mucho a alguien. Lola, de "El hipo de Lola", me recuerda mucho a mi prima. Con Milu me pasa lo mismo, pero no logro acercar a quién se parece.
Doña María: creo que todos lo hicimos: refugios abajo de las mesas camillas, casas con sillas y mantas y con mi hermano hasta un habitación con luces hechas de pequeñas bombillas y pilas de petaca adentro de un armario empotrado. Milu no se hizo una casa: se escondió porque tiene miedo.
Iribú: yo también la espero.
Evangelina: abrazos de regreso.
Pablo: a mí también me encantan las estampillas, pero no las colecciono de una manera ordenada, sino más bien todo lo contrario.
Alessandra: se esconde de la soledad, pero la soledad se cuela por todas las ranuras, la muy flaca.
July: sí: esconderse es una reacción ancestral. Yo todavía lo hago, muchas veces, sobre todo debajo de las sábanas.
Niño Barbado Aimargus: no tengo hijos ni novio ni mascotas ni casi plantas; casi no leo y mi vida social está reducida al mínimo. Así le hago.
Tatio: no se me atragante, por favor. Trague y desenrédese.

NiñoCactus dijo...

Así que era está niña quién la tenía tan ocupada...
Qué intriga.
Por cierto, el cuentecillo de caperucita salía en un cuadro de la colección de mentiras ilustradas ¿No? ;D
Besos impacientes (¿sabe que otra vez me está pasando con El gigante lo que con El poso? No les llega a los de la librería. Voy tener que hacerle otra pedorreta.)