11 abr. 2011

ida y vuelta

La niña roja se fue a Camboya. Allí conoció a muchos niños, habló con ellos en el lenguaje universal de los niños y jugó a muchos juegos de niños. Encontró tesoros por el suelo y soñó sueños importantes. Paseó hasta cubrirse de un fino polvo rojizo. Regresó entera y cansada y contenta. Ahora ya está aquí. O eso cree.

3 comentarios:

NiñoCactus dijo...

De esos viajes hay una parte que tarda en volver...
Bienvenida a la que ya llegó.
Besos en el lenguaje de los besos

Cecilia Varela dijo...

Bienvenida madamí roja o debería decir amarilla? Naranja entonces. Besola.

VERONICA LEONETTI dijo...

Yo sí que te echaba de menos. Mañana ya te achucho, rojita.